Mariano Ruiz-Funes

mrfnueva-109

La Fundación Mariano Ruiz Funes toma su nombre del prestigioso jurista, humanista y político nacido en Murcia y fallecido en el exilio. De esta manera se rinde homenaje a un murciano insigne que llevó el nombre de su tierra natal por numerosos países.

Mariano Ruiz-Funes García nació en Murcia el 24 de febrero de 1889. Hijo de José María Ruiz-Funes y Manuela García era el mayor de cinco hermanos. Realizó sus estudios de bachillerato en el Instituto de Segunda Enseñanza de Murcia. En 1904 inicia los estudios de Derecho en la academia de Salvador Martínez Marín-Baldo. En 1909 obtiene el título de licenciado en Derecho en la Universidad Central (Madrid). En 1911 se incorpora al Colegio de Abogados de Murcia y empieza a ejercer su profesión.

En 1912 obtiene el grado de doctor en Derecho en la Universidad Central de Madrid con la tesis titulada El derecho consuetudinario de la huerta y el campo de Murcia, consiguiendo en 1913 el Premio Extraordinario de Doctorado. En 1915 logra la cátedra interina de Derecho Penal en la Universidad de Murcia. En 1919, por oposición en la Universidad de Madrid, recibe el nombramiento de catedrático honorario de Derecho Penal de la Universidad de Murcia. En 1921 desempeña el cargo de secretario interino de la Facultad de Derecho de Murcia En 1926 se casó con Carmen Montesinos Pérez, murciana también, con quien tuvo cuatro hijos. En 1927 ganó la cátedra de Derecho Penal en la Universidad de Murcia, de la que fue nombrado vicerrector en 1933, actividades que compartió con la práctica de la abogacía.

Como catedrático universitario y jurista se manifestó en contra de la dictadura de Primo de Rivera que en 1928 intentó la supresión de las universidades españolas. A partir de entonces asumió una posición izquierdista y se afilió al Partido Acción Republicana que en 1934 se convertiría en Izquierda Republicana. A partir de 1929 se distinguió en Murcia como un gran orador en actos políticos a favor de la República. Durante el gobierno republicano y hasta su exilio desempeñó varios cargos políticos. En 1931, fue elegido diputado a Cortes por Murcia. Desde este momento su figura política empezó a perfilarse a nivel nacional. Fue uno de los más arduos defensores del proyecto constitucional dirigiendo su actividad pública a apoyar la reforma agraria, el laicismo del Estado y la autonomía municipal.

En enero de 1936 a Ruiz-Funes su partido le pide que presente candidatura a diputado por Bilbao. Cuando en febrero se formó el Gobierno del Frente Popular, Manuel Azaña le encomienda la cartera de Agricultura. En septiembre fue nombrado ministro de Justicia. En 1937 es enviado a Varsovia como jefe de misión y posteriormente fue nombrado embajador en Bruselas.

En 1939, al terminar la Guerra Civil y perseguido por el franquismo, salió al exilio. Permaneció unos meses en Cuba como profesor visitante impartiendo cursos y conferencias en distintas Universidades. En Cuba no se le renueva el visado y en 1940 consigue la entrada a México a través del Colegio de México. Allí no se le reconoce ninguno de sus títulos profesionales por no tener documentos oficiales ni la posibilidad de solicitarlos a España. En diciembre es nombrado profesor honorario de la Escuela de Policía Judicial, dependiente de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, lo que le permite impartir cursos esporádicos. En el año 1941 es nombrado académico de número de la Academia Mexicana de Ciencias Penales. Nace su cuarta hija, Concha, y sin un trabajo fijo se dedica, hasta su muerte, a impartir cursos en universidades de Cuba, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras , Venezuela, Perú, Uruguay, Brasil, Argentina, Estados Unidos y México.

Tras una larga enfermedad, murió en la tarde del primero de julio de 1953. Se distinguió no sólo como político, sino también como un gran penalista con un reconocimiento internacional a su obra, publicando infinidad de artículos y obras científicas.

Fuente: Archivo General de la Región de Murcia